Monday, March 09, 2009

Aún

Amé. Es incomprensible como el temor de los árboles.
Ahora estoy extraviado en la luz pero yo sé que amé.
Yo vivía en un ser y su sangre se deslizaba por mis venas y
la música me envolvía y yo mismo era música.
Ahora,
¿quién es ciego en mis ojos?

Unas manos pasaban sobre mi rostro y envejecían dulcemente. ¿Qué
fue existir entre cuerdas y olvidos?
¿Quién fui en los brazos de mi madre, quién fui en mi propio corazón?

Es extraño: solamente he aprendido a desconocer y olvidar. Es extraño:
todavía el amor
habita en el olvido.

3 comments:

indecible said...

pOR aNTONIO gAMONEDA

Yahuan said...

La esperanza es lo último que se pierde, dicen, dicen, la esperanza es lo único que no se pierde. ¿Por qué perder la esperanza de volver a amar?

Saphira said...

Que hermoso poema!!! Es verdad el amor habita en todos lados...aun en las cosas mas pequeñas
Saludos