Wednesday, July 26, 2006

Olvidar

Olvidar aquellos ojos
que a veces asediaban
a golpes de por qué
el corazón de la alegría.

1 comment:

Antón said...

Es que la alegría es muy frágil. Es como la esperanza. Decimos "yo ABRIGO la esperanza de que...", porque a la esperanza hay que abrigarla para que no se resfríe.