Wednesday, July 26, 2006

Un hueco

A despecho de tanto herirse
(ancestral lucha
por cazar
por no ser comido
por el territorio
por las hembras…)
quedó un extraño
un diminuto hueco
para albergar
ternura

7 comments:

Antón said...

Realmente es raro que haya un espacio para el cariño, el afecto, la amistad... en medio de tanta violencia arcaica y constante, omnipresente desde los albores de nuestro pasado animal.

Antón said...

Yo creo que ya desde el inicio de la vida en el planeta empezó la violencia. Está íntimamente ligada al fenómeno vida. La vida (al menos tal como surgió en la Tierra) implica lucha por la vida. Unas células empezaron comiendo a otras para absorber su energía, que era mucho más productiva que la que podían obtener del sol y de las rocas (porque era una energía ya elaborada). Es lo que se llama "biofagia": alimentarse de otros seres vivos. Hoy sigue habiendo seres vivos que sólo se alimentan de seres inertes (las plantas), pero los más desarrollados (los animales) se alimentan de otros seres vivos, ya sean plantas (hervíboros) u otros animales (carnívoros) o de unas y otros (omnívoros). Quiero decir que desde el principio (no ya desde la prehistoria sino desde el momento de la aparición de la vida) surgió la lucha, la violencia y la agresividad.
En el caso de los humanos, nuestra inteligencia podría permitirnos prescindir de la agresión, al menos entre nosotros (hombres contra hombres), pero se ve que tiene más fuerza nuestro atavismo violento. No obstante, y como dice el poema, es notable y curioso que (no sólo los humanos, también muchos animales) reserven un trocito de su cerebro para el cariño, la amistad o el amor. ¿Es tal vez un trasunto de instinto maternal (necesario para la supervivencia) o del instinto social desarrollado (también para sobrevivir) por algunas especies grupales o colaboracionistas (hormigas, abejas, presas potenciales que se avisan cuando viene un depredador, carnívoros que cazan en manada...)? Quisiera pensar que el cariño es algo más que eso.

Antón said...

Todas las horas sufridas hostiles
se desvanecen
disuelven
en la humedad de otros ojos.

Antón said...

Pues mi gata guarda el cariño en su garganta. Desde ese hueco, a veces, ronronea.

El Narrador de los Mundos said...

Permíteme decir a mí también lo impalabrable.

CIEGO

Luz en la noche.
Tus ojos, las estrellas,
y yo soy ciego.


--

Silvia, no sé cual es tu email así que te dejo el mensaje aquí. Me gustaría ponerte un link desde mi blog http://lapoesiaeslaclave.blogspot.com si no tienes inconveniente.

Mi email es buzon_directo-lapoesiaeslaclave@yahoo.com

indecible said...

Gracias, narrador. El equipo de "decir lo indecible" no tiene inconveniente en que nos pongáis links en vuestras páginas.
También agradecemos que enviéis aquello con lo que creáis haber arañado un trocito de metalenguaje, una pizca de indecible.

Antón said...

Y a modo de sugerencia, visiten
seleccion-de-poemas.blogspot.com